sábado, 22 de septiembre de 2018

1 de mayo de 2010. Interrogatorio

Después de casi tres semanas, a petición de un par de lectoras, retomamos el relato, cuya última entrega fue el 2 de septiembre. Damos un salto en el tiempo y nos situamos en el 1 de mayo de 2010. Podemos seguir el hilo con estas dos entregas: 15 de julio. Ese ahora ya había llegado y 2 de mayo de 2010. Hospital de Navarra. 

Llegó a casa pocos después de las seis de la tarde, con hambre atrasada, vestido todavía con el uniforme de la Cruz Roja, y deseando no encontrarse con nadie, especialmente con su madre, de la que esperaba un interrogatorio sobre lo que había hecho desde que faltó a la hora de comer. Para justificar su ausencia, le había dicho una media verdad: ‘Estoy en el Hospital acompañando a una chica que ha sufrido una conmoción en el partido y le están haciendo unas pruebas. No me esperéis a comer, ya pillaré un bocata por aquí’ y había colgado sin dar más opciones.

Tuvo suerte. No había nadie en casa. En la mesa de la cocina, vio un folio, con cuatro líneas, escritas con la pulcra letra de su madre: ‘Hemos ido al cine’. ‘Tienes en el frigo el arroz que ha sobrado’. ‘Ponte a estudiar para la selectividad’. ‘Cenaremos a las nueve, porque el aita tiene guardia mañana’.

Asaltó el frigorífico y localizó el delicioso arroz con conejo que preparaba su madre, bien guardado en un tupper. No le gustaba calentar la comida en el microondas, que solo utilizaba para la leche, y vertió el contenido en una fuente, que puso en la vitrocerámica, cubriéndolo con una tapa. Mientras se calentaba, se comió un plátano y reprimió el impulso de atacar el queso. El arroz estaba exquisito y se comió toda la fuente, a sabiendas de la bronca que se llevaría de su madre por semejante voracidad. Para no elevar el tono de esa bronca, recogió platos y cubiertos, limpió y secó la fuente, dejando la cocina tan limpia como la había encontrado.

Le daba muchísima pereza ponerse a estudiar, así que fue demorando el momento de abrir los libros. Lo primero, darse una ducha. Justo cuando se acababa de desnudar, sonó el móvil. Miró la pantalla y dudó si atender la llamada. Era su hermana Andrea, un torbellino, dos años más joven que él. Pensó que podría aguantar su verborrea a cambio de conseguir información. Dejó que sonara hasta siete veces y contestó: ‘Joder, Andrea ¿qué quieres? Me estaba duchando’.

-¿Estás en casa?
-Sí, acabo de llegar. ¿Tú dónde andas?
-Estamos en San Nicolás, con unas chicas de Osasuna, que te han visto esta mañana. –Se oían risas nerviosas de otras chicas- Me dicen que no les has hecho ni caso y que has estado todo el partido pendiente de la portera del otro equipo. ¿Esa es la chica del hospital? Jajajaja.

Aquella conversación estaba tomando un derrotero peligroso y más si la conducía Andrea, así que optó por el repliegue.

-Sí, le han dado un codazo, se ha quedado inconsciente y la hemos llevado al Hospital. Se ha quedado en observación.
-¿Y tú qué? ¿Haciéndole el boca a boca? Jajajaja.
-No ha sido necesario. Respiraba muy bien.
-Bueno, hermanito, me tienes que contar con todo lujo de detalles… si quieres que guarde silencio. La ama estaba hecha una furia.
-¿Qué ha dicho?
-Jajajaja. Te lo puedes imaginar. Que estamos ya en mayo, que no estás pegando ni golpe, que solo piensas en la natación, que qué necesidad tienes de ir a trabajar en la Cruz Roja, que qué pintas tú en el Hospital, que qué habrás comido, que se te va a echar encima la selectividad… en fin, los típicos desvelos de una madre por un hijo adolescente, que es tan inconsciente y que está tan bueno como tú. Prepárate, porque esta noche te espera buena.

A Asier le seguía asombrando la madurez de Andrea, la forma en la que hablaba y en la que le trataba, como si ella fuera la hermana mayor y no una cría de dieciséis años recién cumplidos.

-Que te cuenten tus amigas, que yo ya te ampliaré los detalles, bruja- -Y colgó el teléfono, mientras el coro de chicas al otro lado de la línea seguía con sus risitas nerviosas.

La llamada le trajo el recuerdo de Rebeca, el piquito que le había dado al despedirse, el tacto de su piel, y el de su propio cuerpo, que contempló en el espejo. Experimentó la reacción natural de un chaval de diecisiete años, cerca de cumplir los dieciocho, esa edad mágica en la que se suponía que dejaría de ser un crío y convertirse en un hombre. La educación recibida en el colegio de los Jesuitas, le dejó el sinsabor de la culpa, tras el dulce placer de una masturbación apremiante. Redimió su debilidad con una larga y cálida ducha, que le hizo sentirse más limpio por fuera que por dentro.

Se puso un pantalón de chándal viejo y una camiseta y dispuso en la mesa de su habitación los apuntes de matemáticas, en la parte de las integrales, que se le seguían resistiendo. No pudo concentrarse porque la mente se le iba a los ojos verdosos de Rebeca, a su rubia melena, a las delicadas aristas de sus pómulos y a aquella boca sensual, entreabierta, que le hubiera encantado besar, como no había besado todavía a ninguna chica. La mano derecha se le fue a la cintura del chándal y la retiró de inmediato al sentir el portazo. Sus padres acababan de volver del cine.

Su madre fue directa a la habitación y Asier decidió que la mejor defensa era un buen ataque. A pesar de lo quisquillosa y toca-pelotas que era, adoraba a su madre. Todavía muchas noches, si se quedaban a ver la tele en el sofá, se acurrucaba junto a ella, como cuando, siendo un crío, se escapaba de su cama para meterse sigilosamente en la de sus padres. Se levantó de la silla y fue a su encuentro, que se produjo justo en la puerta del cuarto, y se saldó con un abrazo y dos besos, uno en cada mejilla: ‘¡Hola! Amatxo ¿qué tal la peli? ¿qué habéis visto?’

Carmen Artola era una mujer de 45 años, donostiarra, funcionaria del Ayuntamiento de Pamplona, guapa, buena cocinera, eternamente peleada con la báscula y, por encima de todo, una buena madre, que adoraba a sus hijos y se angustiaba por ellos. Le devolvió los dos besos, le dio un achuchón, vio que estaba estudiando, bueno, que tenía los apuntes encima de la mesa, y dio comienzo al interrogatorio: ‘¿A qué hora has venido? ¿Has comido algo? ¿Qué plan tienes para estudiar el fin de semana? ¿Qué ha pasado con esa chica? ¿Por qué te has tenido que quedar?’

Su padre llegó en su auxilio: ‘Baja la ametralladora y deja respirar al chaval. ¿No ves que está estudiando?' – Le dijo a su mujer, mientras le guiñaba un ojo a su hijo- ‘En la cena nos lo cuentas’. Y se llevó a su mujer de la mano, refunfuñando: ‘La culpa es tuya, Antxon. Tanta natación, tanto deporte, ahora la Cruz Roja… ¿Y la selectividad, qué…?

A las nueve menos cuarto, llegó Andrea, a la que oyó arrojarse en los brazos de su padre y cubrirle de besos, antes de hacer lo mismo con su madre. ‘Qué hay para cenar, ama?’

Entre Asier a Andrea pusieron la mesa y fue la pequeña la que, como siempre, abrió el fuego:

-¿Qué tal la peli, aita? Me ha dijo Elena que sus padres la vieron ayer y les encantó. Claro que a su madre le encantan todas las de Ricardo Darín. ¿Crees que a mí me podría gustar?
-Bueno, tendrías que conocer la Argentina en esos años –contestó su padre- Como tú eres de letras y te gusta la historia, seguro que te interesa.

Asier vio una magnífica oportunidad para no hablar de la selectividad, ni del arroz que se había devorado… ni de Rebeca y se metió por la brecha abierta por su hermana.

-¿Cómo se titula la peli? ¿De qué va?
-El secreto de sus ojos. Es argentina y tiene una trama muy compleja, que empieza con un asesinato, su investigación, el clima social y judicial de la época… A nosotros nos ha gustado mucho ¿verdad, Carmen?
-Sí, sí, la película es muy buena, pero yo creo que no es para que la vean los niños. Tiene escenas muy desagradables.

E inmediatamente retomó la iniciativa: ‘¿Te has comido tú todo el arroz, Asier? Había más que para dos. ¿Qué se va a llevar tu padre mañana a la guardia? ¿Qué has estado haciendo toda la tarde? ¿Te das cuenta de lo importantes que son estos dos meses para tu futuro, lo importante que es conseguir una buena nota para la Universidad?’

Andrea vino en su auxilio: ‘¿Tienes guardia aita? ¿Dónde? ¿Todo el día?

Antxon Araiz hizo una mueca de contrariedad, al enterarse de que se había quedado sin arroz para el día siguiente. No le gustaba la comida del Hospital y prefería llevarla de casa, calentarla en el microondas de las enfermeras y comérsela con ellas, mientras charlaban de los enfermos y sus circunstancias, o resolvían el mundo, poniendo a parir a los políticos encargados de la Sanidad en Navarra. Seguro que Carmen tenía un plan B y hasta un plan C, aunque dudaba que estuviera a la altura del arroz con conejo. Comprendía a su hijo, que tenía un apetito voraz… y más a media tarde, después de ocho o diez horas sin probar bocado, así que volvió a echarle un cable: ‘Estaré en Observación. Todo el día. A ver si tenemos un domingo tranquilo.’

En cuanto oyó Observación, Asier abrió los ojos como platos y miró a su hermana, sin poder impedir que ésta hiciera el comentario más inoportuno: ¡Huy! ¿En Observación? Ahí se ha quedado la chica que llevasteis al Hospital ¿verdad, Asier?

Andrea se sentaba justo enfrente de él, que le dirigió una mirada cargada de vergüenza y de reproche, a la vez que le lanzaba una patada por debajo de la mesa, fallando y pegando a la pata de la silla de su hermana. Su padre se interesó por la chica: ¿Qué le ha pasado a esa chica? ¿Algún golpe? ¿Sabes cómo se llama?

-Se llama Rebeca y el apellido es extranjero, no me acuerdo. Era la portera del Añorga, muy buena, paró un penalti. Le dieron un codazo en un salto y se quedó inconsciente. Se recuperó en la ambulancia y parece que no tenía nada grave, pero, por si acaso, le dejaron en observación.
-¿Guapa? –preguntó su padre, giñándole un ojo.
-Déjate de tonterías, Antxon. –Intervino la madre- Para chicas estamos ahora… y menos para chicas guapas y de fuera. Tú lo que tienes que hacer ahora es estudiar y subir la media. Le espetó a su hijo.

Terminaron de cenar, recogieron la mesa entre todos, y Carmen se fue a ver la tele, donde ponían Thelma y Louise, mientras su marido se ocupaba del lavavajillas, fregaba un par de cacharros y dejaba la cocina recogida. Después, echó un vistazo al ordenador y al correo y fue a acostarse. Asier y Andrea se habían refugiado en sus habitaciones.

-Mañana al levantarte no hagas ruido. Yo me levantaré cuando me despierte. Te he dejado un tupper con la lasagna del viernes. –Le dijo Carmen a su marido, que la despidió con un beso y un cariñoso achuchón. Le gustaba aquella mujer.

Como de costumbre, se llevó el teléfono móvil del Hospital, por si temía algún aviso urgente, y apagó el suyo. Justo cuando se acababa de dormir, le entró un SMS: ‘Aita, despiértame mañana para ir contigo al Hospital. Y no le digas nada a la ama’.

viernes, 21 de septiembre de 2018

Me importa un carajo

Apenas conozco a quien en Facebook se presenta como Lorentzero Herrero. Creo recordar que en las Navidades de 2016 (¿o fue 2015?) animados por Juanjo Gibaja, compartimos un rodaje multitudinario y matutino; y le añoro de su aventura empresarial y gastronómica en el restaurante Prontxio, en el que un par de veces disfruté de su excelente cocina. Creo que, profesionalmente, se dedica a dar alegrías a nuestros paladares. Aunque le tengo perdida la pista, me suena que anda por Ibiza. Si no es así, me lee y me quiere corregir, encantado.

Además de cocinar, es un tipo que escribe muy bien y con mucho sentido. Justo hace una semana, publicó en su Facebook lo que sigue, que reproduzco tal cual y que suscribo al 100%.


ME IMPORTA UN CARAJO. El problema está en que tenemos demasiada información, vemos las películas alertados por cosas que pasaron en el rodaje, vamos a los restaurantes con las expectativas ya creadas y sin ánimo de cambiarlas, leemos novelas conociendo rasgos íntimos del escritor, hemos perdido el filtro de la sorpresa. 

Me cansa cuando me dicen que cómo puedo leer a Reverte si es un gilipollas. Y a mí que más me da, si cada libro que saca me excita más que el anterior, si cada artículo que leo me remueve igual, para bien o para mal. No tengo ninguna intención de conocerle en persona ni de saber cómo es, lo que quiero es que escriba y que cuando pueda tener su libro en mis manos, cada pagina me lleve a la siguiente y sea capaz de quitarme el tiempo, el sueño e incluso las ganas de comer. 

No me importa si este o aquel actor no te saludó en la orilla de la playa cuando te lo cruzaste, me da igual que menganito o fulanita no se quisiese hacer una foto con tu hija en el txiringuito; qué más me da a mí si lo que me gusta es verles actuar, si por lo que les admiro o no, es por su trabajo. 

Del delantero centro de mi equipo solo espero que meta goles, del patrón de mi trainera que haga que seamos los más rápidos, de mi carnicero que me de las mejores piezas y de mi prima que sea una buena hija, una buena madre y una bellísima persona, porque no sé ni en qué trabaja. 

Seguiré leyendo libros de autores de los que me importa una mierda su ideología política, celebrando goles de quien me la trae al pairo su condición sexual, seguiré emocionándome con versos de poetas a los que ni tan siquiera pongo cara e iré a comer con las única expectativa de saciar el hambre y si además disfruto, igual hasta salgo cachondo de allí. ¡A la mierda!

Ni el mismo Arturo Perez Reverte lo hubiera escrito mejor. 

jueves, 20 de septiembre de 2018

Plazaola 2018

El tiempo acompañó para que los participantes en la tercera edición del Maratón Vías Verdes del Plazaola y la cuarta de la carrera de 26 km pudieran disfrutar del magnífico entorno de esta carrera, que también congregó a muchos espectadores a lo largo del trazado del antiguo ferrocarril.

En este cuadro vemos la evolución de los atletas clasificados en las ediciones celebradas:

Carrera
2015
2016
2017
2018
26 km
79
240
402
349
Maratón

100
100
114

Empezando por el maratón, la tercera edición fue para Iban Iriarte, seguido de Iván Piñon, segundo también el año pasado, y Sergio Uzkudun, que volvió a ser tercero. El cuarto, que también bajo de las tres horas, fue Xabier Requena. El año pasado lo consiguieron cinco atletas.

Eva Esnaola (14ª), que venía de correr una semana antes 100 km en Holanda, ganó la carrera femenina, igual que en 2016, con un gran tiempo. Segunda fue otra veterana, Ángela González Cano, y tercera Mertxe Casas. Se clasificaron 17 mujeres, una buena cifra, teniendo en cuenta la distancia y las características del trazado.

Aquí tenéis detalle de algunos clasificados:

P
ATLETA
TIEMPO
1
Iban Iriarte
2:50.05
2
Ivan Piñon
2:51:04
3
Sergio Uzkudun
2:52:42
4
Xabier Requena
2:58:32
14
Eva Esnaola
3:15:08
17
Aitor Zuriarrain
3:18:22
42
Ángela González Cano
3:43:30
54
Mertxe Casas
3:49:50
62
Nagore Etxebeste
3:51:21
65
Joanna Miles
3:54:36
83
Peio Fadrique
4:23:36
104
Idoia Esnaola
5:04:37

En la carrera de 26 km se impuso Andrew McLeod, Por delante de David Palomo y José España.

Por lo que se refiere a las chicas, la primera fue Oiana Ortiz, en la foto de arriba, seguida de Begoña Julián, también segunda en 2107, y Lide Azkue. En la clasificación que sigue, he recogido las 10 primeras mujeres y algunos atletas que me sirven de referencia, como Jaime Real, Luis Pedro Bedoya o Unai San Sebastián.

P
ATLETA
TIEMPO
1
Andrew McLeod
1:24:44
2
David Palomo
1:30:22
3
José España
1:32:47
4
José Mari Viniegra
1:34:06
5
Javier Tejero
1:34:57
6
Ibai Madina
1:35:19
15
Jaime Real
1:43:54
23
Oiana Ortiz
1:46:05
34
Luis Pedro Bedoya
1:49:20
38
Begoña Julián
1:51:03
62
Unai San Sebastián
1:56:09
75
Lide Azkue
1:57:21
78
Marina Etxebarrieta
1:58:12
86
Leire Etxezarreta
1:59:38
93
Arantxa Atxukarro
2:00:16
95
Josune Díaz Caneja
2:00:22
102
Ainara Murua
2:01:41
112
Elena Santervas
2:03:14
117
Leire Etxebeste
2:04:26

Nada menos que 73 mujeres (21%) aparecen en esa clasificación, con una buena representación de las Trikus: Arantxa Zubimendi, que corrió con Juanjo Gibaja, Idoia Gainberri, Ana Oliva, Miriam Fernández...

Envidia me dan.