lunes, 13 de julio de 2020

Alexander Oiarbide: 8:26.60 en 3.000 metros

Alexander Oiarbide es un joven fondista de 25 años, que trabaja como preparador físico. El pasado sábado, 11 de julio, se fue hasta San Juan de Luz para correr un 3.000 en pista, que ganó Pierre Urruty con 8:25.57. El tiempo de Alexander fue de 8:26.60, marca personal y -si mis datos son correctos- 22ª del ranking gipuzkoano de todos los tiempos, por delante de atletas como Joseba Agirre, Asier Goikoetxea, Ramón Urdampilleta, Eugenio Hernández Galán (que hoy cumple 72 años), Daniel González, Pablo Salaverría, Iñaki Gabilondo, Unai Arroyo... En la misma carrera, el veterano Lionel Petriacq (1977), habitual en nuestras carreteras, hizo 9:01.97.

Ya el 14 de marzo, frustrado su objetivo de correr en Laredo, por el estado de alarma decretado por el Gobierno de España, hizo un test en asfalto y en solitario en el polígono industrial 10 de Salbatore en Beasain. Con su padre en bici, cortándole el viento, hizo 29:16 tras dar 16 vueltas a un circuito de 625 metros casi completamente llano.

Pese al confinamiento, siguió entrenando, fundamentalmente en cinta, y en mayo se planteó mejorar su marca de 3.000 metros. Salió de casa, fue calentando hasta el mismo polígono, y se ventiló los 3.000 metros en 8:32, con parciales de 2:51 + 2:51 + 2:50.

Estos dos registros, de los que tuvimos conocimiento por las redes sociales, provocaron división de opiniones; desde las que iban por la senda del reconocimiento, como es mi caso, hasta las más escépticas. En todo caso, abundaban en la tesis de que nos crecemos cuando las cosas se complican y nos acomodamos cuando nos lo ponen fácil.

Así que, a mi modo de ver, esa marca de 8:26.60, conseguida en la pista y en la primera carrera de la temporada, es una confirmación del buen trabajo de preparación realizado esta primavera tan extraña.

Mañana os contamos un 5.000 que corrieron ayer en Mintxeta los pupilos de Alexander.

domingo, 12 de julio de 2020

¿Liebres o gacelas?

La foto nos la ha tomado Jesús Eguimendía, justo antes de salir a correr nuestro rodaje-competición de los domingos. Encuadre perfecto, marca de la casa. Ahí estamos, de izquierda a derecha: Maitane Guerrero, Javier Colomo, Hoki Guerrero, yo mismo y David García Puerto.


Primer
kale de Iulen Ibáñez, de boda mafiosa por Galicia (ya lo contará él, si quiere).

 

Todavía no llovía, pero no tardó en desatarse el diluvio, aderezado con rayos y truenos. Aunque a mí no me gusta el agua y hemos pisado más charcos que los políticos a quienes hemos ido a votar más tarde, he corrido muy a gusto, disfrutando como nunca.

 

En ausencia de Juan Car Arregi, que es el encargado de marcar el ritmo, las dos liebres de Hernani, Hoki y Maitane se han puesto a tirar, acompañadas por Javier Colomo, un tipo que tiene 2:25:53 en maratón (Berlin 2004) y que siempre está rodeado de mujeres, como en la foto. Detrás, con el gancho desde el principio, David García Puerto, a quien recuerdo de sus años mozos en aquel romántico proyecto de finales de los 80 y principios de los 90 del siglo pasado que Eugenio Hernández Galán bautizó como Laister, y yo.

 

A esos ritmos que para mí son agónicos, Hoki es capaz de hablar sin parar y lo hace hasta debajo del agua, como hoy.


Hasta la rotonda de Igara (km 8) David y yo hemos conseguido llegar, aunque fuera a cola del grupo. Desde ahí, cuesta abajo, el trío de cabeza ha empezado a hacer hueco y lo que eran unos pocos metros han ido creciendo hasta una ventaja de 1’:16” en la meta de la Plaza Vinuesa.

Mientras ellos iban cada vez más deprisa, yo he pinchado en el tramo final, a partir de Ondarreta, llegando muy justo de fuerzas, pero mejorando 37” mi mejor tiempo en la distancia.

 

Como las semanas pasadas, os dejo los parciales, añadiendo en la última columna los que me ha mandado Hoki del terceto:

 

Km

21-Jun

28-Jun

5-Jul

12-Jul

Hoki

1

0:04:59

0:04:56

0:04:51

0:04:46

0:04:44

2

0:04:53

0:04:52

0:04:44

0:04:37

0:04:35

3

0:04:41

0:04:42

0:04:30

0:04:29

0:04:32

4

0:01:00

0:00:58

0:01:00

0:01:00

0:01:00

0:03:33

0:03:38

0:03:33

0:03:32

0:03:32

5

0:04:39

0:04:36

0:04:31

0:04:28

0:04:28

6

0:04:42

0:04:41

0:04:46

0:04:33

0:04:29

7

0:04:30

0:04:37

0:04:31

0:04:21

0:04:28

8

0:04:36

0:04:33

0:04:34

0:04:29

0:04:26

9

0:04:33

0:04:35

0:04:33

0:04:27

0:04:23

10

0:04:36

0:04:36

0:04:34

0:04:38

0:04:35

11

0:04:29

0:04:33

0:04:35

0:04:29

0:04:20

12

0:04:35

0:04:34

0:04:34

0:04:35

0:04:23

13

0:04:35

0:04:37

0:04:38

0:04:44

0:04:23

Fin

0:00:57

0:00:54

0:00:59

0:01:08

0:00:42

1:01:18

1:01:22

1:00:53

1:00:16

0:59:00

 

En mi caso, tengo un parcial de 10 kms, entre el 2 y el 12, en 45:01, impensable hace un mes. ¿Podría volver a correr 10 kms en menos de 45’?

 

El domingo 19, nueva convocatoria. A las 8:00, en Bataplán. No sé si tendremos liebres o, como hoy, gacelas.

 

jueves, 9 de julio de 2020

Mascarillas milagrosas

Llevo dos días mordiéndome la lengua y ya vale. Quienes tenéis la paciencia y la generosidad de seguir esta blog ya conocéis mi posición sobre el estado de alarma decretado por el Gobierno de España el pasado 14 de marzo y sobre cómo se ha gestionado la ¿pandemia? que supuestamente estamos padeciendo.

A mi modo de ver, lo que de verdad estamos padeciendo los ciudadanos que cumplimos la ley, respetamos a nuestros vecinos y pagamos religiosamente nuestros impuestos es el cortoplacismo y la corrección política de unos dirigentes incapaces de entender y asumir que vivir no es lo mismo que estar vivo. A esos dirigentes podemos añadir unos medios de comunicación, en sentido amplio (periódicos en papel o digitales, radio, televisión, redes sociales...) que nos tratan como menores de edad.

Como ya he comentado en un par de posts anteriores, estoy terminando de ver la serie The Wire. En su quinta y última temporada, aborda el comportamiento de una prensa, que ha dejado de informar para dedicarse a entretener. Y estamos hablando del año 2008. Desde entonces, los periódicos han seguido una deriva hacia su inexorable desaparición porque nadie los compra y no hay dinero para pagar a periodistas capaces de buscar la verdad e informar de lo que realmente está pasando.

Buen ejemplo de ello son las dos entrevistas que ayer (Iñigo Urkullu) y hoy (Idoia Mendia) ha hecho el periodista Pedro Blanco en la Cadena SER a dos candidatos a lehendakari en las Elecciones al Parlamento Vasco convocadas para el próximo domingo. Lo primero que ha preguntado a los dos es si van a imponer el uso obligatorio de la mascarilla, incluso en la calle, conminándoles casi a ello. Y no ha sido una sola pregunta, en los dos casos, sino el eje de la entrevista.

No me consta ninguna evidencia empírica y sistemática contrastada científicamente sobre las bondades del uso de la mascarilla en espacios abiertos y lejos de otras personas. Cuando digo lejos me quedo con la referencia de los dos metros de la mal llamada distancia social.

Antes, las beatas (y los beatos, que haberlos, haylos) se dedicaban a rezar a tener pulcros los lugares de culto y a criticar discreta y veladamente los comportamientos supuestamente inmorales de sus vecinos. Ahora, llaman a la radio, escriben en el Sirimiri de El Diario Vasco o en las redes sociales, escandalizados porque personas como yo, sanas, que evitan las conductas de riesgo, que se aplican a una higiene extrema, que no han pisado un bar, etc. etc. vamos por la calle sin mascarilla. Además, esas beatas y beatos pueden ser de cualquier edad. Todos esos guardianes de la ortodoxia, jaleados por los medios de comunicación, están creando un clima de opinión y de pensamiento único y acrítico en el que nos quieren recluir a todos los demás ciudadanos.

Para los políticos resulta mucho más fácil obligar al uso de la mascarilla que tomar otras medidas, evidentemente más complejas, para buscar soluciones a una situación extremadamente complicada, en la que hay que valorar la salud pública, el bienestar social, la capacidad de generar ingresos para llevar una vida digna de tal nombre y hasta la salud mental de sus votantes.

Por no hablar de otros, yo ya me he dado de baja de dos clubes de los que era socio desde hace décadas porque no puedo hacer uso de sus servicios sin unas limitaciones que no estoy dispuesto a asumir. También he dejado en stand by las vacaciones que teníamos previstas porque soy de los que cree que esos días son para disfrutar y no para estar sometido a toda clase de sevicias. ¡Ojalá! no haya más personas como yo y quienes trabajan en esos Clubes y en esos hoteles puedan mantener sus puestos de trabajo.

Tengo poca confianza en la capacidad de la clase política de ver más allá de la próxima encuesta o las próximas elecciones y mucho me temo que tendré que terminar poniéndome la dichosa e inútil -a mi modo de ver- mascarilla para salir a la calle. Y estoy convencido de que no valdrá para nada, porque seguirá habiendo contagios.

Tampoco confío en que llegue la vacuna que nos anuncian y sólo me queda la esperanza de que, en algún momento, cuando nos estemos aproximando al precipicio, cuando se acaban los ERTES, cuando se dispare el paro... y espero que antes de que se produzcan revueltas y saqueos, alguien asuma que debemos convivir con un virus, que será muy cabrón, pero que no deja de ser un virus.

lunes, 6 de julio de 2020

Tierra

Tierra, la última novela de Eloy Moreno, me ha parecido tan adictiva como todas las anteriores. Capítulos cortos, casi esquemáticos. Narración a ritmo de twitter. Desinformación. Vidas excesivas. Fake news. Juegos. Investigación. Dobles sentidos. Cambio climático. Conquista del espacio. Historias familiares. Realitys


Tierra es el planeta que habitamos, según la primera acepción del diccionario de la R.A.E., pero no es solo eso. Lo iremos descubriendo a medida que avancemos en la lectura y vayan encajando las piezas de un puzzle tan enrevesado como sorprendente, con un desenlace que sólo se atisba al llegar al final de una lectura excitante.

Los personajes que van desfilando por la novela son tan reales y tan artificiales como muchos de los que nos encontramos cada día, en una sociedad en la que resulta cada vez más difícil distinguir entre lo verdadero y lo virtual.

 

Tierra es una novela inquietante que nos sugiere un futuro muy próximo en el que no me gustaría vivir.

domingo, 5 de julio de 2020

Al límite de mi capacidad

El que venía siendo mi Ángel de la Guarda en los rodajes domingueros que estrenamos el 31 de mayo, Iñaki Peña, se nos ha ido de vacaciones. Menos mal que en este sexto domingo el azpeitiarra Agustín Jiménez le ha sustituido en tan abnegada labor, acompañándome en los 13,22 km del recorrido habitual, que se ha saldado con un tiempo de 1:00:53, que es mi marca del año.


De vuelta de sus vacaciones en Menorca, Juan Car Arregi ha tomado la cabeza del grupo, junto con Antxon Korta, otro de los que vuelve a la cita, tras su ausencia en las dos convocatorias anteriores. Como vemos en el cuadro más abajo, me han apretado un poco más las tuercas y lo que estaba siendo una salida aceptable ha pasado a ser una agonía desde el primer kilómetro. Hoki Guerrero iba con ellos, contándonos las gora beheras de la piscina de Hernani, pero ni por esas aflojaban el ritmo. Más adelante, seguía hablando pero mis neuronas ya no eran capaces de oír nada.

Un ilustre del atletismo veterano de Gipuzkoa, Ricardo Veleda, se ha venido desde Urrexu y durante los primeros kilómetros ha hecho de puente entre los tres de cabeza y yo, siempre mimado por Agustin Jiménez. Detrás, hasta que se han aburrido, iban Iulen Ibáñez y Maitane Guerrero, en animada conversación.

 

Hoy no hemos padecido la humedad del domingo pasado, A cambio, el sol ha hecho acto de presencia y a las 8:00 ya marcaba 17 grados.

 

Camino de Igara, bajo el implacable ritmo de cabeza, he ido haciendo la goma mientras mi mente –iluso de mí- me engañaba haciéndome pensar que yo era una especie de Kipchoge, que iba a cola del grupo, bien protegido por las liebres, en un parque de Viena.

 

Cuando hemos llegado a la Plaza Vinuesa, salida y meta, mientras todos los demás seguían hablando, bastante tenía yo con respirar. El consuelo ha llegado al ver el reloj y el tiempo que marcaba: 25” menos que el de hace dos semanas.

 

Si comparamos los últimos tres rodajes-carreras, estos son mis datos:

 

Km

21-Jun

28-Jun

5-Jul

1

0:04:59

0:04:56

0:04:51

2

0:04:53

0:04:52

0:04:44

3

0:04:41

0:04:42

0:04:30

4

0:01:00

0:00:58

0:01:00

0:03:33

0:03:38

0:03:33

5

0:04:39

0:04:36

0:04:31

6

0:04:42

0:04:41

0:04:46

7

0:04:30

0:04:37

0:04:31

8

0:04:36

0:04:33

0:04:34

9

0:04:33

0:04:35

0:04:33

10

0:04:36

0:04:36

0:04:34

11

0:04:29

0:04:33

0:04:35

12

0:04:35

0:04:34

0:04:34

13

0:04:35

0:04:37

0:04:38

Fin

0:00:57

0:00:54

0:00:59

1:01:18

1:01:22

1:00:53


Como se aprecia, la mejora está en los primeros kilómetros. Si vamos a los últimos 10 kms, hoy me salen en 45:48, por 45:54 del domingo pasado y 45:45 del 21 de junio.


Parece que ahí, sobre 4:34 - 4:35/km está el límite de mi capacidad.

En la foto de arriba, empezando por la derecha: Maitane Guerrero, Ricardo Veleda, Agustín Jiménez, Juan Car Arregi, Hoki Guerrero, Iulen Ibáñez y yo. Falta Antxon Korta, que nos dejó por la zona de las Universidades.

 

El domingo 12, nueva convocatoria. A las 8:00, en Bataplán. ¿Qué mejor plan antes de ir a votar?


viernes, 3 de julio de 2020

Un día en Bayonne

Nos apetecía mucho volver a Francia, donde no estábamos desde el 6 de enero, festivo aquí y laborable allí. Guiados por el pronóstico meteorológico, que anunciaba un día chungo, mi mujer cogió fiesta y nos acercamos a Bayonne, la capital de la Nueva Aquitania, que sirve de marco a la desembocadura de los ríos Adour y Nive.


A la ida, nos llamó la atención el intenso tráfico de camiones hacia España. Lo confirmamos a la vuelta en el peaje de la frontera, con largas colas de vehículos pesados, que no tenían su contrapartida en dirección contraria, hacia Francia.

Nos dio la impresión de que han mejorado algunas infraestructuras urbanas: aceras, plazas, calles peatonales, transporte público; mientras la cuidad mantiene su aire decadente.

 

Esperábamos que las calles, las plazas, los cafés, los comercios, etc. estuvieran más concurridos. En julio, el sur de Francia, con las playas y las Landas es una zona turística y el día encapotado invitaba a darse una vuelta por una ciudad que tiene su encanto. Vimos menos gente que nunca y casi no vimos ninguna mascarilla por la calle. No es que en Donostia veamos muchas, pero es que allí prácticamente todos, independientemente del sexo o la edad, iban sin ella. Sin embargo, en los comercios era necesario cubrirse con el –para mí- molesto antifaz.

 

A la vuelta, rendimos visita al inmenso Carrefour del BAB2, para aprovisionarnos de Ricoré y algún otro producto típico francés. El centro comercial estaba prácticamente desierto, si lo comparamos con visitas anteriores.


No sé cómo acabará toda esta historia de ¿pandemia?, miedo, mascarillas y medidas que, invocando argumentos a favor de la salud pública, atacan a la consideración y a la salud mental de los ciudadanos… por no hablar de la economía.

Esperamos volver pronto y encontrar aquello más animado.


jueves, 2 de julio de 2020

La camiseta de la B/SS

Juan Car Arregi es uno de esos tipos que se salen de lo normal porque está sembrado de buenas ideas, buenos pensamientos, buenas acciones y buenos relatos.

 

En el post de hoy pensaba hablar de la visita que hemos hecho a Francia, paseando por Bayonne, pero lo dejaré para más adelante, porque, después de leer lo que ha publicado Juan Car en Facebook, voy a hablar de la camiseta de la B/SS.

 

Y para ser fiel al texto original, esto es lo que ha publicado:


La camiseta de la Behobia es un éxito social. De vacaciones por Menorca, nos la ponemos por la mañana, para hacer excursiones e ir a la playa. Todos los días y en varios sitios nos han dicho cosas sobre la carrera. Que si yo estuve el año del granizo, que si yo el año que no pusieron los arcos por el vendaval, que si el pirata, que si los pintxos, la farra que nos pegamos el viernes, etc. etc. Unos de Barcelona la habían corrido 5 veces; uno de Castellón el año pasado y está soñando con repetirla; los de Mallorca que les encantó el ambiente; el hippie de Menorca, corredor habitual de trail, lo que disfrutó en ese último kilómetro.... En fin, que ha sido habitual que todos los días se haya acercado alguien a compartirnos sus recuerdos, generalmente muy buenos.


Pues me has dado una idea, Juan Car. Mis próximas vacaciones, me voy a llevar camisetas de la B/SS, incluso alguna que tengo sin estrenar, y les voy a dar el mismo uso que tú.

 

Ya os contaré.

 

miércoles, 1 de julio de 2020

Basapiztien 12 probak

La falta de competiciones no nos ha quitado las ganas de competir. Yo lo estoy haciendo los domingos, aprovechando los rodajes tranquilos de unos buenos amigos.

Me consta que por el Goierri se han organizado carreras que van desde 5 K a una Milla y que próximamente van a organizar un 10 K. Que nos inviten, por favor. Y que nos lo cuenten.

 

Los Basapiztiak se pusieron en marcha en mayo y han programado un reto mensual, que se corre individualmente, registrando los datos en Strava, de dónde sacan la clasificación final. Serán 12 pruebas más dos especiales. 

 

El primero de cada prueba recibe 100 puntos y los demás un porcentaje en función del tiempo realizado. La prueba se puede realizar solo o acompañado y se puede repetir cuentas veces se quiera, tomando el mejor tiempo de todas las intentonas.

 

En mayo, la prueba fue una cronoescalada ciclista de 400 metros por la cuesta de Pagola, en Donostia, con un 9,4% de desnivel, en la que se impusieron Iñigo Mendizabal y Amaia Zumalde. Estos fueron los resultados de los 15 participantes:

 

Parte-hartzaileak

Denbora

Puntos

Iñigo Mendizabal

0:01:06

100,00

Ander Goenaga

0:01:07

98,51

Eñaut Lasarte

0:01:08

97,06

Iñigo Gurrutxaga

0:01:13

90,41

Manex Elortza

0:01:14

89,19

Jon Ganuza

0:01:20

82,50

Gorka Iltzarbe

0:01:36

68,75

Xabi Landa

0:01:46

62,26

Iñaki Olaskoaga

0:01:52

58,93

Jon Xabier Zabala

0:02:00

55,00

Julen Sainz

0:02:06

52,38

 

Parte-hartzaileak

Denbora

Puntos

Amaia Zumalde

0:02:07

100,00

Olatz Etxebarria

0:02:25

87,59

Iera Urretagoiena

0:02:28

85,81

Ane Fernandez

0:02:41

78,88

 

La prueba de junio, cuyo trazado podéis ver en la imagen, salía de la fuente de Ondarreta, junto a la rampa, seguía por La Concha, Boulevard, Paseo de Salamanca, Paseo Nuevo, hasta llegar al parking junto a la escultura de Oteiza y subir por las durísimas rampas de Urgull hasta el castillo. 5,4 kms en los que el más rápido fue Iñigo  Beldarrain, que lo intentó tres veces. La primera, en solitario, tardó 22’:55”. En la segunda, también solo, rebajó ese tiempo hasta 21:26. La tercera, ayer, al límite del plazo, con Iñigo Gurrutxaga y Eñaut Lasarte, dejó el record en 20:37.

 

Yo la hice el lunes, con Iñigo, y acabé en 29:07. Hasta que empezó la subida, fui a un ritmo cercano a 4:40/km, guardando fuerzas para la escalada, que se me hizo eterna, con momentos en los que tuve que andar porque me ardían los gemelos. Definitivamente no estoy para estos trotes.

 

Así ha quedado la clasificación de los chicos:

 

Parte-hartzaileak

Denbora

Puntos

Iñigo Beldarrain

0:20:37

100,00

Iñigo Gurrutxaga

0:21:33

95,67

Eñaut Lasarte

0:21:56

94,00

Ander Goenaga

0:22:36

91,22

Jon Ganuza

0:25:19

81,44

Manex Elortza

0:26:47

76,98

Jon Xabier Zabala

0:28:17

72,89

Gabriel Beldarrain

0:29:07

70,81

Julen Sainz

0:29:08

70,77

Iñigo Mendizabal

0:31:09

66,19

 

Y esta fue la de las chicas:

 

Parte-hartzaileak

Denbora

Puntos

Ainhoa Belzunegi

0:26:48

100,00

Ane Fernandez

0:28:25

94,31

Iera Urretagoiena

0:29:01

92,36

Oihana Garbayo

0:29:52

89,73

Amaia Zumalde

0:30:12

88,74

 

La prueba de julio tiene como escenario Ulía, saliendo de la Avenida José Elósegui, tomando una cuesta junto al Hotel Monte Ulía y llegando hasta el merendero, tras recorrer 1,5 kms con un desnivel medio del 12%. Dudo que me veáis en la clasificación.