viernes, 30 de noviembre de 2018

Maratón de Donostia. Aquel circuito de 1993

Mi marca de Maratón (2:40:45) data del 31 de octubre de 1993, en Donostia, que fue el escenario de la V Copa del Mundo de Maratón, una competición que ya no se celebra y que ganó el inglés de origen hindú Richard Nerurkar con 2:10:03; y en el que arrasaron las atletas chinas, que coparon los cuatro primeros puestos. Han paso 25 años desde entonces.

Mucho se ha hablado de aquel circuito, que es el que veis en el plano, muy parecido al de años anteriores, con una vuelta pequeña y dos grandes. Se salía de la Avenida de Madrid y en la plaza Pío XII se tomaba Sancho el Sabio, calle Prim, calle Bergara, giro a la izquierda a la Avenida de la Libertad, tomar la calle Easo y seguir por el Paseo de Errondo, hasta el cruce con la Avenida de Madrid. Aquí terminaba la vuelta pequeña y empezaba la primera de las dos vueltas grandes.

Esa vuelta grande comenzaba en la Avenida de Madrid, seguía por Sancho el Sabio, calle Prim, girando a la derecha a la calle Valentín Olano y nuevo giro a la derecha para tomar el Paseo del Urumea y volver a Sancho el Sabio, hasta la Plaza Pío XII, tomando allí la calle Felipe IV, Plaza de Irún, calle Balleneros y cruzar el viejo Puente de Hierro, para pasar al otro lado del Urumea, lo que hoy es el Paseo de Federico García Lorca, seguir por el Paseo de Francia y, dejando a la izquierda el puente de Santa Catalina, tomar la calle Miracruz, hasta el cruce con la Avenida de Navarra, un giro bastante antipático.

Se subía por la Avenida de Navarra, se seguía por la Avenida de la Zurriola, Boulevard, calle Hernani, calle Andía, calle Miramar, parte alta de la Avenida de la Libertad, calle Zubieta, Paseo de La Concha, Avenida Zumalakarregi, Avenida de Tolosa y giro de 180º a la altura de la rotonda de Ibaeta.

Se volvía por Avenida de Tolosa, Avenida Zumalakarregi, Paseo de La Concha, calle San Martín, calle Easo, Paseo de Errondo, hasta la Avenida de Madrid, donde empezaba la segunda vuelta grande, idéntica a la primera, salvo el final, con entrada al estadio de Anoeta por la puerta Sur y llegar a la meta tras recorrer unos 300 metros por la pista.

Era un gran circuito, que no sirve si a la vez del Maratón se celebra un Medio Maratón, porque los problemas de los doblados se multiplicarían. 

Tenía sus cosillas ¿eh? Se 'subía' dos veces la Avenida de Navarra, el giro de Miracruz a esa Avenida de Navarra era muy antipático, lo mismo que el de la Avenida de Tolosa.

Actualmente, el mayor problema del circuito donostiarra es que el departamento de Movilidad del Ayuntamiento de Donostia exige liberar la entrada y la salida de la Estación de Autobuses, lo que anula muchos kilómetros llanos y rectos por las dos orillas del Urumea.

Pero ese es un problema menor si lo compramos con la apuesta que las Instituciones hacen por el Maratón de Donostia, destinando unos pocos miles de euros. Por eso, no me sirve la comparación con el Maratón de Valencia, que cuenta con un presupuesto que, por mis noticias, ronda los tres millones de euros. Contra eso, es imposible competir.

Creo que los donostiarras, los guipuzcoanos, los vascos y hasta los navarros tenemos que comprometernos con este Maratón, que es un gran Maratón, y pedir un mayor compromiso de las Instituciones y del Ayuntamiento de Donostia... como sucedió hace 25 años, con ocasión de aquella Copa del Mundo. 

Podríamos empezar por pensar en un nuevo circuito, los más largo, llano y amigable que seamos capaces de diseñar. 

1 comentario:

  1. El Urumea hasta martutene, ofrecen para una primera vuelta un buen deshaogo. Podría entrar en Martutene, salir hacia el Pol. 27 y volver. Habría algún problemilla en la anchura de la carretera (solventable creo yo).

    Y es bastante llano.

    ResponderEliminar