martes, 30 de junio de 2020

Brinkostia

Entre pintoresca y desconocida, Brinkola es la última estación de Adif en Gipuzkoa, donde muere la línea que nace en Irun. Está a poco más de cuatro kilómetros de Legazpia, a un lado de la carretera que por el puerto de Udana conduce a Oñati. De hecho, esa estación recibe el nombre de Brinkola-Oñati.


Hasta allí se fueron en tren 19 Basapiztiak, el sábado 20 de junio, con el objetivo de llegar a Donostia el domingo 21. De ahí que bautizaran la caminata montañera como Brinkostia.

Uno de esos Basapiztiak, Ander Goenaga (Goe), se ha animado a contarlo:

 

Brinkostia deitu genion Brinkolatik Donostira mendiz egin beharreko bi eguneko txangoari. Hasiera batean, Manex, Ganu eta Gurruk planifikatutako abentura hau, ekainaren 13ko asteburuan gauzatzekoa zen, baina aste betez atzeratzea erabaki zuten pare bat lagun gehiago batu gintezen. Nolabait, eta ezustean, aste beteren buruan jende mordoak izen eman zuen.  Gauzak horrela, ekainaren 20an, 19 kide abiatu ginen Brinkolako tren geltokitik Donostiruntz, aurretik 70 bat kilometro genituela.


Egin beharreko ibilbidearen track-a hemen ikus daiteke: https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/brinkostia-51142431


Abiatu eta gutxira izan genituen lehenustekabeak. Lehen hiru kilometroen buruan talde pare bat bi aldiz galdu ziren. Zorionez, berandu gabe bideratu genuen espedizioa berriz ere ildo zuzenetik. Harritzekoa da hain tarte txikian bi aldiz galtzea, baina ziurrenik are txundigarriagoa da hortik aurrerakoan ia arazo bakar bat ere eduki ez izana.


Brinkolatik Aztirira egin genuen, eta gero zuzenean Ormaiztegira (10,8km)  lehen atsedenaldia egiteko. Ondoren zetorren zatia gogor xamarra zen, 10 bat kilometroko igoera eta 600 metroko desnibela bai genituen aurretik. Hala ere, zati horren erdialdean bazkaltzeko geldialdi bat egin genuen Mandubiko Bentan (17,7km). Erabaki egokia izan zen, ahuleziak jo aurretik energia berreskuratzeko aukera eman zigun eta.

 

Sabelak beteta aurrera egin genuen, eta 22. kilometroan igoera amaitu genuen, 860 metroko garaieran. Hortik aurrerako 10 kilometroak dexente etzanagoak ziren eta eroso antzean burutu genituen. Patxadaz hitz egiteko edo ikuspegiaz gozatzeko denbora eduki genuen. 

 

Gogoan dut, besteak beste, Bingenekin Gabrielen “Mi primer 10.000” posta gogora ekarri eta eztabaidatu genuela zergatik gaur egun gure inguruan ordungoa baino atletismo maila baxuagoa daukagun. Ez genuen ondorio garbirik atera.


Bitartean, espedizioko argazkilari Jonxak eta Mikelek ez zuten segundorik galdu eta post honetan ageri direnak bezelako argazki bikainak ateratzen jarraitu zuten.

 

Eguneko azken kilometroetan zehar beti begi bistan izan genuen helburua, Zelatun. Erreferentzia hori edukitzea motibazio iturri eta energiak neurtzeko oso baliagarri izan zen. Azkenik, igoera labur xamar baten ostean iritsi ginen bertara, 11 ordu eta 36 kilometroren ondoren. 

 

Zelatungo Agirretxe bordan afaria hitzartua zuen aurretik Manexek, eta hor ez zen akatsik egon. Txoixoa, xerra, arrozesnea, sagardoa… Gozatua ez zen nola nahikoa izan.

Hasiera batean gaba kanpoan edo gailurretik gertu dagoen bordatxoan igarotzea zen asmoa, baina afal ondoren hirugarren aukera bat azaleratu zen. Agirretxe bordan bertan lo egiteko aukera eskaini ziguten bertako arduradunek. Batzuek ez genuen zalantza handirik izan eta berotasuna lehenetsi genuen. Beste batzuek ordea, kanpoan gelditzea erabaki zuten, goizean goiz jaiki eta egunsentia Hernio gailurretik ikusi ahal izateko.  Ondorengo argazkietan ikusi daiteke igandeak eskeini zuen argitze gorria.


Egunsentia ikustera joan ez ginenok 8ak aldera ekin genion iratzartze prozesu krudelari. Gosari eder baten ondoren, berriz ere abiatu ginen bigarren eta azken etaparen bila.


Bigarren etapak teorian dexente errezagoa izan behar zuen, orokorrean bideak beheruntz egiten bai zuen, baina berehala argi geratu zen tropelak ez zuela lehen eguneko pedal kolperik. Hernio poliki xamar jaitsi ondoren, ibiltzeko aproposak ziren bide erosoetatik egin genuen aurrera. Bide egokietatik ibili arren, nekea nabaritzen hasia zen eta zailago gertatu zen taldea bat eginda mantentzea. Ondorioz, espero baino geldialdi gehixeago eta ondo neurtugabeak egin genituen. Hala ere, honek ez zuen inongo arazorik ekarri eta bideaz asko gozatu genuen.


Andatza mendira (50.km) gerturatzen ari ginela, gero eta argiago zegoen Usurbilgo Euskotrenaren dizdirak espedizio-kide bat baino gehiago itsutuko zuela. Horren aurretik Andatza bera igo beharra zegoen baina. Mendi honen azken atalak oso penditz gogorrak zituela ikusita, batek baino gehiagok erasoa jo eta mendiko mailota borrokatzeko aukera baliatu zuen.


Behin igo eta gero, Andatza jaistea baino ez zen geratzen. Erreza dirudien egiteko hau dexente aldrebestu zitzaigun talde txiki bati. Oharkabean bide okerra hartu eta mendi bide egokia zena bapatean sastraka baso korapilatsua bilakatu zen. Matxeterik ezean, makila pare batekin bidea zabaldu behar izan genuen, azkenik baserri bat ikusi eta zibilizazioaren norabidea hartu genuen arte.


Usurbilera (56.km) iristea lortu genuen. Ordurako taldea nahikoa nekatua zegoen eta geratzen zen bide zatia ziurrenik interes gutxiena zuena zen. Ez det uste zalantza handirik egon zenik, eta horrela, Usurbilgo plazan, Brinkostia zena Brinkurbil bilakatu zen. Ez zen inor egon bidea amaiera arte jarraitzea erabaki zuenik. Batzuek zuzenean etxerako bidea hartu zuten, eta beste batzuek bazkari eder batekin eman genion amaiera abentura honi.


Nik uste ez zatekeela oso zaila izango espedizioa muturrera arte eraman eta lana osotasunean bukatzea, baina iruditzen zait kasu hontan askoz hobe izan zela epika baztertzea eta ondo egin zuen bazkari batekin egindakoa ospatzea.


Bazkaltzen ari ginela, Bingenek begiratu eta esan zidan: “Ez al da horrelako erabakiengatik izango gaur egun marka txarragoak egiten ditugula?”


Baliteke.

lunes, 29 de junio de 2020

El Eibar seguirá en Primera

Después de ganar ayer en Granada y de sumar 8 puntos en los cinco partidos disputados tras la suspensión de La Liga, con dos ganados (Valencia y Granada), dos empates (Athletic y Getafe) y una sola derrota (Real Madrid), el Eibar  abre una brecha de 9 puntos con el descenso y salvo debacle propia, sumada a remontada épica de alguno de los tres colistas (Español, Leganés y Mallorca), seguirá un año más en Primera División.

Vi la segunda parte del partido de ayer y disfruté con su victoria como con pocas, porque siento debilidad por este club, que lleva el nombre de una ciudad de 27.522 habitantes, la más pequeña, de largo, de las que están en esa Primera División.

Hace treinta años, el Eibar estaba en Tercera División y yo era árbitro de fútbol. Arbitré varias veces en Ipurua y una de las primeras fue un Eibar-Anaitasuna, que acabó 0-0. Creo recordar que el Eibar iba segundo en la tabla y los azkoitiarras del Anaitasuna eran sextos, en aquellos tiempos en los que la victoria valía dos puntos. Recuerdo ese partido por la fecha, el 26 de abril de 1981, la misma tarde en la que la Real Sociedad, en Gijón, ganaba su primera Liga con aquel histórico gol de Zamora, del que nos enteramos en los vestuarios, acabado nuestro partido, y que celebramos todos, locales y visitantes. 

Tendría que repasar los archivos de mi etapa arbitral para confirmar el dato... pero los tengo en el trastero de la casa de mis padres, así que lo dejaré para otro día. De las veces que arbitré al Eibar, que fueron unas cuantas, en Ipurua y en otros campos, ese empate será de los pocos puntos que dejaron escapar los armeros. Era un equipo que se me daba bien, de los que no crea problemas a los árbitros, con jugadores tan ejemplares como el mítico portero José Ignacio Garmendia, que entonces tendría 21 años.

Era otro fútbol y eran otros futbolistas, cuya huella se atisba en los bravos jugadores que ayer vestían de verde. Es el club más pequeño, pero tiene la identidad más grande.

domingo, 28 de junio de 2020

Castigados por la humedad

Por quinto domingo consecutivo, Iulen Ibáñez e lñaki Peña me han acompañado en mi rodaje dominguero, convertido, para mí, en test competitivo por mor de los ritmos a los que me llevan, que para ellos son los de un rodaje suave.


Hoy, además, nos han acompañado otra vez las hermanas Hoki y Maitane Guerrero; y han debutado en la quedada de Bataplán a las 8:00 Álvaro Calderón (1:11:14 en la B/SS 2018), Norman Cuenca (1:14:38 en la B/SS 2014), Jon Daguerressar (1:16:13 en la B/SS 2019), Xabier Zaldua (1:16:47 en la B/SS 2014) e Iñigo Urresti (1:28:48 en la B/SS 2019).

 

A este último no tenía el gusto de conocerle y de Xabier tenía un recuerdo difuso, que se remonta al maratón de New York de 2015, que acabó en 2:57:58.


Ahora entenderéis por qué para mis nueve acompañantes el de hoy ha sido un rodaje suave, muy similar al del domingo pasado, penalizado por la altísima humedad que nos ha castigado durante la hora larga que hemos tardado en completar 13,21 kms.

 

Si comparamos ambos rodajes-carreras, estos son los datos:

 

Km

21-Jun

28-Jun

1

0:04:59

0:04:56

2

0:04:53

0:04:52

3

0:04:41

0:04:42

4

0:01:00

0:00:58

0:03:33

0:03:38

5

0:04:39

0:04:36

6

0:04:42

0:04:41

7

0:04:30

0:04:37

8

0:04:36

0:04:33

9

0:04:33

0:04:35

10

0:04:36

0:04:36

11

0:04:29

0:04:33

12

0:04:35

0:04:34

13

0:04:35

0:04:37

Fin

0:00:57

0:00:54

1:01:18

1:01:22

 

El pasado domingo tardamos 4” menos. Hoy hemos empezado un poco más rápido y hemos acabado un poco más despacio, de manera que los últimos 10 km nos han llevado hoy 45’:54” por 45’:45” de hace siete días.

 

En todo caso, como veis, ritmos muy parecidos, al límite de mi capacidad.

 

En la foto, Norman Cuenca, Maitane Guerrero, Iñigo Urresti, Jon Daguerressar, Álvaro Calderón (que apenas ha sudado), Hoki Guerrero, Xabier Zaldua y yo. Faltan Iulen Ibáñez, que se quedó en la zona de las Universidades, después de que ayer, en Aiete, me doblara justo después de que yo diera 4 vueltas, mientras él daba cinco y continuaba; e Iñaki Peña, que se volvió para completar más de veinte kilómetros, después de rodar ayer, a partir de las 16:37, más 17 a 3:49/km. Eso sí que es correr.


El que quiera repetir el domingo que viene, será bien recibido.


sábado, 27 de junio de 2020

El niño reconoce a la madre por la sonrisa

Esta mañana, corriendo por La Concha, me he cruzado con ella, que iba tan ligera como siempre. Los dos nos hemos parado, ella ha dado la vuelta y me ha acompañado en el trote cochinero que llevaba en esos momentos, con poco más de quinientos metros de actividad. 

Cien metros más adelante, me ha dicho que estaba embarazada, de veinte semanas. No he podido evitar dirigir la mirada a su abdomen, siempre plano, en el que, debajo de la camiseta azul, se adivinaba una mínima curva. Será su segundo hijo. En una ciudad con tantos viejos, un niño más es un rayo de esperanza.

Vamos a necesitar muchos rayos y mucho sol para volver a la pirámide lógica que revierta el hongo que representa actualmente la población en España.

La baja natalidad es uno de los grandes problemas de las sociedades occidentales y lo padecemos desde hace décadas en Euskadi. Los hijos dan sentido a nuestras vidas, las orientan, les ponen el foco, cambian nuestras prioridades y sacan lo mejor de nosotros. Lo que les demos a los niños, los niños se lo devolverán a la sociedad.

viernes, 26 de junio de 2020

Una ciudad para viejos

Hace una docena de años, Javier Bardem ganó el Oscar a mejor actor de reparto por su papel como psicópata asesino en No country for old men (2007) de los hermanos Coen. Hace alguno menos, tomando un café con un amigo que tendrá como diez años menos que yo, y que es donostiarra desde la cuna, me dijo que estaba harto de vivir en el centro de San Sebastián porque estaba lleno de viejos. Vendió su piso y se compró uno en las nuevas viviendas de Txomin, con vistas al río y con vecinos más jóvenes, con niños y con un ambiente totalmente distinto.

Nosotros llevamos casi treinta años viviendo en el centro de Donostia y no nos planteamos un cambio como el de mi amigo, pero, en mi caso, a punto de cumplir 65 años, en mis sueños más macabros, pienso en Javier Bardem.

En la casa donde vivimos hay 14 viviendas. Cinco de ellas están habitadas por personas mayores de 60 años. Cuatro son segundas viviendas de personas que residen en la provincia de Gipuzkoa o en Madrid, todas ellas mayores de 60 y hasta de 70 años. Dos son pisos turísticos. Dos están alquiladas a jóvenes ¿estudiantes?. Y sólo una está habitada por un matrimonio joven con dos hijos pequeños, más o menos lo que era nuestra familia hace treinta años.

Salir a la calle, ir al mercado o incluso a la playa supone encontrarse con una mayoría de viejos, entre los que me resisto a censarme, pese a que en noviembre cumpliré 65 años. Y no es necesario tener mi edad para formar parte de ese censo personas de edad avanzada (primera acepción del diccionario de la R.A.E) o deslucido y estropeado por el uso (quinta acepción), condiciones que probablemente cumplo. Hay muchos más viejos, independientemente de su edad, como apuesto a que los son muchos de los que escriben en la sección Sirimiri, en las páginas de información local de Donostia de El Diario Vasco, un paradigma de egoísmo, ombliguismo y hasta ruindad, con los que me resulta imposible identificarme.

Hablaba ayer de Wild Donostia, el libro de poemas de Miguel Harina, que dice que San Sebastián se ha convertido en un escenario para turistas y para ricos. Yo añadiría para viejos.

Termino con esta estrofa de Miguel Harina en el primero de los poemas de sanse rien:

ciudad hermosa aunque triste
ciudad aburrida sin fin
ciudad vacía de pulso
de latidos sordos y respiración dormida

jueves, 25 de junio de 2020

Wild Donostia

Ayer a la tarde, invitado por el autor, asistí en el sótano de la Biblioteca Municipal, a la presentación de Wild Donostia, libro de poesía escrito por Miguel Harina, un atleta veterano de 55 años, muy bien llevados, especialista en 200 y 400 metros, que también corre 60 y 100 metros y salta longitud y triple. 

Conozco a Miguel de coincidir en Anoeta y le he seguido con mucho interés en Facebook estas semanas de confinamiento, estado de alarma, miedo y mascarillas. En sus textos he descubierto a un tipo que escribe muy bien, que tiene una mirada propia y diferente, con la que a veces coincido y otras veces me permite descubrir otra forma de ver el mundo y todo lo que nos rodea.

Siguiendo con Miguel, en el libro nos lo presentan como licenciado en Filología Hispánica. Escritor, narrador y profesor. Y en la contraportada podemos leer: 'Ante la existencia de una ciudad, la propia, que se ha convertido en un escenario para turistas y para ricos, quizá una de las pocas armas posibles sea la literatura. Como protesta, como juego que ofrece nuevas perspectivas, al otro lado de la versión edulcorada de la cuidad postal.'

En la presentación de ayer, nos leyeron un par de poemas y JuanCar Landa, la mitad de Sanchís y Jocano, nos cantó Crónica de San Sebastián, un nostálgico recuerdo de aquella Donostia de los años 80 del siglo pasado, de cuando éramos jóvenes. Quizá, a mi modo de ver, añoramos más aquella juventud ya perdida que aquella ciudad en la que apenas había turistas, pero en la que había ricos y empezaban a llegar los nuevos ricos.

Ha abierto el libro por la página 47 y me he encontrado con este poema:

ciudad abierta en el indescrifable
mes de diciembre

muñecos en el portal
romanos, ovejas y camellos
de cartón piedra y plástico
a las puertas del palacio
en la plaza gipuzkoa

abierta ciudad
con aire marino nórdico
del hombre vestido de rojo

súbito aire de cocacola
y anuncio multicolor
patrón de zonas comerciales

más allá por el lado del puerto
aparece un carguero
con los magos orientales

aplaude un sin techo al verlos pasar
bebe un trago
brinda por la república
y por el arte impresionista

akelarre de regalos
turbamulta de fecha y días
carreras y banquetes
urbe barrida por el aire de la montaña
subida estupefacta
en la noria de las semanas
finales

Parece que ni a Miguel Harina ni a mí nos gusta la Navidad donostiarra -en mi caso, puede que ninguna Navidad- y que tampoco nos gustan los ñoñostiarras

Cuando termine de leer y releer todos los poemas, chequearé las visiones coincidentes y las divergentes y pensaré sobre las últimas.

Wild Donostia está a la venta en el kiosko del Boulevard y en alguna librería más que no recuerdo. También la podéis adquirir aquí

miércoles, 24 de junio de 2020

Marisol Ramos, de rival a referente

Esta mañana, cuando volvía a casa, me he encontrado con Marisol Ramos y con su marido, ya felizmente jubilados, que venían del Antiguo con idea de visitar Tabakalera. 


El pasado 28 de mayo ya hablamos aquí de Marisol. A raíz de ese post, me pidieron una colaboración desde Goiena, un medio multi-media con gran difusión en el Alto Deba. Por darle un enfoque distinto, me remonté diez años atrás y así lo conté:

Mis primeros recuerdos de Marisol tienen como escenario la pista, en Campeonatos de Veteranos, allá por 2009-2010, cuando ella rondaba los cincuenta años (tan bien llevados como los 61 que tiene ahora) y yo tenía tres o cuatro más, dependiendo de la época del año.

 

Nunca coincidimos en carrera, pero sí en las distancias, que iban de los 800 a los 5.000 metros. Hacíamos tiempos parecidos y mientras ella arrasaba en sus carreras, yo bastante tenía con no llegar el último en las mías.

 

En carreras populares, mi primer recuerdo es la Lasarte-Oria Bai! de 2009, donde entró por delante con 40’:15”, mientras que yo hacía 40’:32”. Unas semanas después, en Azkoitia, yo terminé en 37’:52” por 38’:33” de Marisol.

 

Todavía en 2010 estuve cerca en la Carrera de Primavera, en la que ella acabó en 37’:55” y yo en 38’:08”.

 

Y recuerdo perfectamente la carrera de la Gimnástica de Ulia del 6 de enero de 2011, en la que vi cómo se alejaba cada vez más aquella atleta morena de pelo corto vestida de rojo, hasta sacarme más de un minuto de ventaja.

 

Desde entonces, aunque salgamos en la misma carrera, ya ni nos vemos.

 

En estos once años, Marisol se ha consolidado en la élite mundial de las atletas veteranas y lidera el ranking mundial W60 en pista cubierta de los 1.500 y 3.000 metros lisos.

 

No es cosa de citar aquí su impresionante palmarés, ni sus marcas, ni el valor de esas marcas, que está próximo a la excelencia más exigente. 


Sí que me apetece hablar de la Marisol que yo conozco, una mujer sencilla, humilde, disciplinada, tímida, constante, simpática y, además, guapa.


Sí que me apetece hablar, aunque apenas conozco los detalles, de la travesía por un desierto de lesiones que padeció los años 2014, 2015 y 2016, sin apenas poder correr, tras haber sido Campeona de Europa de Medio Maratón W50 en 2013. Volvió a competir en la primavera de 2017 y desde entonces se mantiene en lo más alto, mejorando año tras año en los rankings y los medalleros.


Hay que ser muy fuerte mentalmente para, a esos años, mantener la ilusión, las ganas y la motivación de volver.


Si hace diez años era para mí una rival, hoy es un referente.


martes, 23 de junio de 2020

¿Cuál será la primera?

Huérfanos de carreras populares desde el 8 de marzo, los habituales –alguien nos llamaría adictos- esperamos anhelantes la oportunidad de volver a lucir un dorsal y pelear con el cronómetro o, simplemente, disfrutar de la compañía de otros amigos.


El verano es temporada baja y dudo mucho que se programe ninguna carrera en los meses de junio, julio y agosto, meses de fiestas locales, en cuyo programa suele estar incluida alguna carrera. A falta de fiestas, apuesto a que tampoco habrá carreras.


Yéndonos a septiembre, nos encon-tramos con una clásica: la Subida a Guadalupe, que podría ser un buen estreno. Es corta –aunque dura- no requiere gran infraestructura y, por sus características, es fácil mantener las distancias entre los atletas. De momento, no hay noticias de la edición de 2020.

 

El Maratón del Plazaola, en su doble versión, está programado para el 20 de septiembre y las inscripciones están abiertas.

 

La Baxurde Krosa de Usurbil podría ser otra opción, pero, de momento, no hay noticias.

 

Y tampoco hay noticias del Memorial Josetxo Imaz, una de las mejores carreras del calendario gipuzkoano, que discurre por Ordizia, Beasain y Lazkao, y que me encantaría volver a correr.

 

¿Cuál será la primera?


lunes, 22 de junio de 2020

The Crown

El sábado por la noche, vimos el último capítulo de The Crown, serie de Netflix con diez capítulos por cada una de sus tres temporadas. Este último mes, mi mujer y yo, después de cenar, hemos seguido la costumbre de ver una de las treinta entregas de la serie, que cuenta el reinado de Isabel II hasta 1977, cuando cumple 25 años en el trono. 

En esos 25 años desfilan nada menos que siete primeros ministros, empezando por Churchill y terminando por James Callaghan.

Para los que gustamos de la historia, refleja la caída del Imperio Británico como potencia mundial y la pérdida de gran parte de sus colonias, mientras conserva toda la fastuosidad y todo el boato de la Monarquía. Con el buen gusto que caracteriza las producciones británicas, la forma es tan importante como el fondo, de manera que cuestiones como la ambientación, el vestuario, las localizaciones, las escenas, sean al aire libre o en suntuosos palacios, están recreadas al más mínimo detalle. Mención especial merece el parque móvil, que va de suntuosos Rolls Royce a ligeros y elegantes descapotables.

Las dos primeras temporadas, los personajes principales los interpretan actores más jóvenes, mientras que en la tercera son sustituidos por otros más maduros, en consonancia con el paso del tiempo.

A medida que transcurre la acción, vamos descubriendo aspectos, comportamientos y facetas más o menos conocidas de personajes habituales del ¡Hola! y de las páginas de información política. 

Para quienes, como yo, no somos monárquicos, hay momentos en los que llego a aborrecer la institución, pero también hay otros en los que me engancha la forma en la que una mujer aparentemente simple encarna y gestiona un legado cuasi divino, ganándose el respeto y hasta la admiración del pueblo.

Uno de los puntos fuertes, para mí, es el excelente trabajo de los actores, que convierten en personas de carne y hueso a personajes por casi todos conocidos o por lo menos por aquellos que ya tenemos una edad. 

He disfrutado muchísimo y espero que, si os animáis a verla, disfrutéis tanto o más que yo, que estaré atento a la cuarta temporada, que todavía no se ha emitido.

domingo, 21 de junio de 2020

Seguimos mejorando. Que no decaiga.

La cerveza de cereza que destila -quién sabe dónde- con la que festejó su 41 cumpleaños, le jugó una mala pasada; y un tipo tan preciso y puntual como Iñaki Peña faltó a su cita de las 8:00 en Bataplán. A las 7:48 nos mandaba este whatsapp: ‘Lo siento grupo, ayer la celebración del cumple se alargó y me he quedado dormido. Me visto y saldré desde casa en dirección al recorrido que hacéis para ver si os pillo. Perdón!!!!’


Nos pilló entre los kms 10 y 11 el más rápido (4:29) de los 13,22, que completamos en 1:01:18. Yo ya me estaba quedando y el bueno de Iñaki se aplicó en que no me descolgara. 

Este cuarto domingo consecutivo de quedada nos ha convocado a Iulen Ibáñez, JuanCar Arregui, las hernaniarras Hoki y Maitane Guerrero, que se estrenaban, lo mismo que Emi Cajete, que ha venido desde Zumarraga, tras hacer ayer 10 kms en 37:42. Y a mí, asombrado de ser capaz de correr a esos ritmos, algo que sería impensable e imposible sin tan selecta compañía.

 

JuanCar se ha ocupado del ritmo, tras una salida menos explosiva que la de la semana pasada. Hoki nos ha tenido entretenidos con su plática. Emi ha tenido que hacer una parada técnica, que no le ha impedido darnos alcance casi de inmediato. Maitane nos ha contado por qué se casó un 6 de diciembre. Y Iulen, tan prudente como siempre, se ha atrevido a correr con una camiseta de manga corta.


Estos han sido los parciales:

 

K

Parcial

1

0:04:59

2

0:04:53

3

0:04:41

4

0:01:00

0:15:33

0:03:33

5

0:04:39

6

0:04:42

7

0:04:30

8

0:04:36

9

0:04:33

10

0:04:36

11

0:04:29

12

0:04:35

13

0:04:35

 

0:00:57

0:45:45

1:01:18

1:01:18

 

Strava me dice que he hecho los 10 kms más rápidos que recuerda: 45:43, que serían los que van del km 3,22 al 13,22. Creo que tiene razón, porque en ese tramo estaría la bajada del túnel del Antiguo a la playa de Ondarreta.

 

Haciendo otro cálculo y dividiendo el km 4, que hicimos en 4:33 en dos tramos: 0,22 + 0,78, saldrían parciales de 1:00 + 3:33. Y los 10 últimos kms me saldrían en 45:45, a 4:34.5, un ritmo impensable para mí desde hace muchos años.

 

Que no decaiga. 


En la foto, terminado el rodaje. Hoki, Emi, JuanCar, yo, Iñaki y Maitane. Falta Iulen, que se quedó en las Universidades.

 

sábado, 20 de junio de 2020

Primer día de playa

Vivimos a cincuenta pasos de la playa de La Concha y, normalmente, a estas alturas del año, ya hemos disfrutado de ella decenas de veces. Cualquier momento es bueno para bajar, tumbarse un rato, leer, echarse la siesta... Lo de darse un baño es otro cantar; para eso, al menos yo, necesito el neopreno. 

Este año, entre que nos confinaron en casa el 14 de marzo, nos prohibieron bajar a la playa y, cuando nos dejaron, el tiempo no ha acompañado, mis únicas visitas han sido para nadar, o lo que sea que haga yo en el agua, enfundado en el neopreno.

Hoy ha amanecido un día soleado, que se ha nublado a media mañana, recuperando el azul del cielo al mediodía. Hemos comido a la una y media hora después ya estábamos en la arena. Yo me he echado una buena siesta, tras la que he leído el periódico. Se estaba la mar de bien, sin demasiado calor y con una brisa deliciosa.

A las 15:00 han avisado por megafonía que a causa de las mareas no podía entrar más gente (aunque había espacio más que suficiente) y media hora después han repetido el mensaje, advirtiendo a los que seguíamos en la arena de la necesidad de guardar los dos metros de distancia reglamentaria con nuestros vecinos.

Aunque nosotros guardábamos esa separación con exceso, hemos pensado que dos horas estaban bien para ser el primer día y hemos subido a casa. A ver si mañana podemos repetir.

viernes, 19 de junio de 2020

Mi primer 10.000

Mi primer 10.000, en pista, lo corrí en el viejo estadio de Altamira, en Ordizia, el 23 de marzo de 1991. Tenía 35 años. Eran otros tiempos. Hace ya tres décadas, la F.A.G., finalizada la temporada de cross, organizaba un 10.000 para aprovechar en la pista la forma y la fuerza adquiridas en las cuestas y el barro.


Pedían una mínima de 32:30, muy lejos de mis mejores prestaciones y me inscribí con muy pocas esperanzas de ser admitido. Quizá por eso, aquel sábado nublado que estrenaba la primavera pasé la mañana de compras en el BAB2 de Anglet, de pie y deambulando por las tiendas del que era el centro comercial de referencia, antes de que abrieran Garbera. Comimos allí y salimos a las 16:30. Tras dejar en casa a mi mujer y mi hija, llegué a Ordizia a las 17:40 sin saber si me dejarían correr.

Estábamos inscritos 42 atletas y a todos nos dejaron tomar la salida. Para hacernos una idea del nivel, pasé el primer kilómetro en 3:21, ya muy descolgado de todos los demás, de manera que tuve que dar 25 vueltas en solitario, salvo los momentos en los que me doblaban, lo que hicieron, al menos una vez, nada menos que 30 atletas. Yo fui 31º y último. Los 11 que faltan se retiraron.


Esta fue la clasificación, con algunos atletas que, 29 años después, siguen en activo:

 

Atleta

Tiempo

1

Luis Javier Alonso

0:29:31.6

2

José Andrés Pérez

0:29:34.1

3

Joxe Apalantza

0:29:54.9

4

Ramón Jausoro

0:30:00.0

5

José Ortega

0:30:20.8

6

Santiago Maiztegi

0:30:22.1

7

Miguel Blanco

0:30:35.7

8

David Alonso

0:30:36.2

9

José Ramón Intxausti

0:30:52.6

10

Jesús Mª Puente

0:31.25.6

11

Ignacio Olamusu

0:31.25.9

12

Iñaki Mendoza

0:31:30.3

13

Gregorio Manjón

0:31:31.4

14

Fco Javier Martínez

0:31:32.2

15

José Angel Torres

0:31:39.2

16

Álvaro Arrieta

0:31:45.5

17

Serafín García

0:31:47.2

18

Alfonso Luelmo

0:31:48.5

19

Mariano Sánchez

0:31:52.0

20

Javier Mentxaka

0:31:53.4

21

Pedro Narbaiza

0:31.54.8

22

Francisco López

0:31:55.6

23

Félix Cristóbal

0:32:15.3

24

Ramón Rodríguez Crespo

0:32:16.9

25

Juan Mari González

0:32:22.7

26

Javier García Larrañaga

0:32:45.7

27

Fernando Barrero

0:32:46.4

28

Txumai Fernández Leunda

0:32:56.4

29

Martín Irízar

0:33:39.8

30

Josetxo Vaqueriza

0:33:58.3

31

Gabriel Beldarrain

0:35.30.3

 

Otros tiempos y otro nivel.